martes, 15 de septiembre de 2009

Viene el príncipe de este mundo... (Jn 14,30)

"Viene el príncipe de este mundo, y en mi no encuentra nada que le pertenezca"  dice Jesús a sus apóstoles.
¿Qué significan estas palabras? Ya sabemos que satanás es el príncipe de este mundo, vamos a ver que significan estas palabras del Señor: " en mí no encuentra nada."
¿Que cosas puedes haber en un alma que pertenezcan a satanás? Lo primero es el pecado.
Pero...¿no hay nada más que pueda encontrar?  En un sentido general podemos decir que hay otras cosas que le pertenecen.  Y es lo que nosotros llamamos "apegos" de las almas.
 Se trata de aficiones desordenadas, de pasioncillas inmortificadas de cualquier clase que sean. Ora sean temores, deseos, gustos, repugnancias, miedos interiores o exteriores, ora sean hilillos que impiden al alma volar libremente hacia Dios. ¿Porqué sucede así? Por una razón muy sencilla: mientras haya en el alma uno de esos deseos, uno de esos apegos, satanás tiene un asidero por donde cogernos. Las pasiones desordenadas son sus cómplices para arrastrar al alma. A veces valiéndose de un apego, de una pasioncilla, llega hasta su fin, hasta el pecado mortal, pues poco a poco ha ido haciendo caer al alma hasta apoderarse de ella. Otras veces limita su acción, porque no puede hacerla caer en pecado; pero entonces va impidiendo que el alma se perfeccione y se santifique, que mejore en las virtudes, en la generosidad con Dios, en el amor de Dios, y que este amor vaya siendo cada vez más perfecto.
Satanás no encontró en Nuestro Señor nada, porque no había en Él pecado ni sombra de pecado, ni la más pequeña afición desordenada, ni el más pequeño apego de corazón que le impidiera el cumplimiento de la voluntad divina.
No llegaremos a la perfección de Cristo, pero podemos imitarle. Con un constante velar sobre las pasiones y su mortificación podemos lograr que se conviertan en victoria, con la gracia de Dios, y que satanás no consiga en nuestros corazones asidero.
De "Ejercicios espirituales a las Carmelitas Descalzas en el Cerro de los Ángeles (1940)"
     por el padre Alfonso Torres, S.I.

2 comentarios:

  1. Gracias Anawin por tus bellas palabras. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Solo Jesús es perfecto... pero nosotros perfectibles, no? Gracias a Dios!!! ♥
    Hola Anawin! Por supuesto que te ayudo!
    Mira: para colocar un video necesitas el código del video para insertar.

    Si te fijas en Youtube, vas a ver que arriba a la derecha hay dos códigos: uno cortito, es para enlazar la página.
    Debajo está es segundo, que es el que necesitas "embeber" en tu blog.(dice embed, en ingles)
    Haces así:
    1- Abres una nueva entrada en tu blog.
    2- Abres la pestaña HTML (porque se trata de insertar un código html).
    3- Copias y pegas el código de el video que te interesa.
    4- Lo publicas y listo.
    5-Si quieres agregar texto simplemente vas a la opción escribir, de la entrada (la que siempre usamos) y escribes. El video aparece como transparente...está alli. Puedes seleccionarlo y centrarlo también, cambiarlo de tamaño si lo enganchas de un vértice y expandes o contraes. En fin...a tu gusto.
    Al publicar aparecerá todo.

    Si quieres escribir antes, también puedes insertarlo a continuación del texto. No te asustes por el lenguaje html, es el de programación. Tu te ocupas de copiar y pegarel segundo código de YouTube y listo.
    Practica en alguna entrada o post. En tres intentos te sale super bien!!!!

    Lo otro: abres un gadget en Añadir elementos. Busca el de los videos.
    Agrega un título y la palabra clave que desees para levantar videos. Si eres usuario, coloca tu nombre de usuario.
    Automáticamente leerá las etiquetas con esas palabras claves y se publicarán en tu cajita de videos.
    A veces hay que seleccionar bien esa palabra, porque se mezclan con videos de todo tipo.

    Bueno, acá estoy si me necesitas!!! Un beso grande y que Dios te bendiga!!!!

    ResponderEliminar