domingo, 25 de diciembre de 2011

CREDO SENCILLO PARA NAVIDAD


Yo creo en un niño pobre
que nació de noche en una cuadra,
arropado sólo por el amor de sus padres
y la bondad de la gente más sencilla.

Yo creo en un hombre sin importancia
austero, fiel, compasivo y valiente,
que hablaba con Dios como con su madre,
que hablaba de Dios como de su madre,
contando, llanamente, cuentos sencillos,
y por eso molestó a tanta gente
que al final lo mataron,
lo mataron los poderosos, los santos, los sagrados.

Yo creo que está vivo, más que nadie,
y que en él, más que en nadie,
podemos conocer a Dios
y sabemos vivir mejor.

Y doy gracias al Padre
porque Él nos regaló este Niño
que nos ha cambiado la vida,
y nos ha dado sentido y esperanza.
Yo creo en este niño pobre
y me gustaría parecerme a  El.

José Enrique Galarreta

¡MIRA QUE ERES LOCO !!!


Nos han dicho que quieres volver a nacer otra vez.
Mira que eres loco ¿eh? 
¿Pero no ves lo que somos y lo que estamos haciendo?
Y, sin embargo, Tú quieres venir.
Ya no sé si con tu gesto testarudo de volver cada Navidad
estás pretendiendo decirnos algo:
Que el cielo está siempre abierto, que hay estrellas para guiar nuestros pasos, que hay ángeles humanos a nuestro lado, que podemos hacernos tiernos como niños,
que el mundo puede ser nuevo y que Dios es Padre y Madre en nuestro desconcierto.
Que nadamos en abundancia mientras hay personas, hermanos nuestros y tuyos, que sufren hambre de pan, 
de cultura, de cariño, de libertad, de dignidad...
Que tenemos un mensaje que se llama Evangelio, que todavía no es Buena Noticia para todos.
Que nos preocupamos mucho por nosotros 
y nos justificamos dando limosna.
Si es así, Jesús, ven a nuestras casas esta Navidad.
Ven a nuestra ciudad, ven a nuestro grupo, ven a nuestro mundo.
Y ven, antes que nada, a nuestro corazón.                                                         

Ulibarri, Fl. 


martes, 20 de diciembre de 2011

YO TE SALUDO MARÍA



Yo te saludo, María,
porque el Señor está contigo:
en tu casa, en tu calle, en tu pueblo,
en tu abrazo, en tu seno.
Yo te saludo, María,
porque te turbaste
–¿quién no lo haría ante tal noticia?–
mas enseguida recobraste paz y ánimo
y creíste a un enviado cualquiera.

Yo te saludo, María,
porque preguntaste lo que no entendías
–aunque fuera mensaje divino–
y no diste un sí ingenuo ni un sí ciego,
sino que tuviste diálogo y palabra propia.

Yo te saludo, María,
porque concebiste y diste a luz
un hijo, Jesús, la vida;
y nos enseñaste cuánta vida
hay que gestar y cuidar
si queremos hacer a Dios presente en esta tierra.

Yo te saludo, María,
porque te dejaste guiar por el Espíritu
y permaneciste a su sombra,
tanto en tormenta como en bonanza,
dejando a Dios ser Dios
y no renunciando a ser tú misma.

Yo te saludo, María,
porque abriste nuevos horizontes
a nuestras vidas,
fuiste a cuidar a tu prima,
compartiste la buena noticia,
y no te hiciste antojadiza.


Yo te saludo, María.
¡Hermana peregrina de los pobres de Yahvé,
camina con nosotros,
llévanos junto a los otros
y mantén viva nuestra fe!



domingo, 18 de diciembre de 2011

A EJEMPLO DE JOSÉ Y MARÍA


Casi, casi, Navidad está llegando. En estos días, antes de empezar nuestras labores, pidamos con confianza y fe viva que lo que aún tenga que ser renovado lo sea.
Miremos a María y a osé, estrellas del Adviento, y que el Espíritu Santo nos moldee a su ejemplo. Oremos:

Te esperamos.
Te estamos esperando. 
Este año va de veras la Navidad,
no va ha ocurrir como otras veces,
que montamos mucha fiesta
y no te hacemos hueco.

Verás, Señor, cómo mejoramos,
estamos más en sintonía contigo,
celebramos las cosas a tu manera.

Llevamos preparando el corazón
durante todo el Adviento,
adornamos las casas y las calles,
para que Tú entres en todos los corazones.

No permitas que la nuestra
sea,una Navidad folclórica;
ayúdanos a celebrar lo esencial
y a que sea tu Amor lo que nos una.

Entra, pasa, no hace falta que llames;
estamos todos esperándote,
vas a ser el Invitado principal
de estas navidades vividas Contigo.

Calma nuestras impaciencias;
que aprendamos, como José,
a dejar que las cosas sucedan
sin perder el equilibrio,
sin bloquearnos por la protesta,
sin rechazar al diferente, 
sin juzgar con dureza.

Danos la sabiduría de José,
para pensar bien de la gente,
para dejar obrar a Dios,
y para apostar por la bondad del otro.

Haznos generosos como María,
para darte el sí,
para estar disponibles siempre
aunque no entendamos.

Ayúdanos a cuidar nuestra familia,
a mantener viva la comunicación,
a generar ternuras y detalles,
y a estar atentos a lo que necesita el otro.
Amén.

José "Pepe" Alonso

SI JOSÉ Y MARÍA TUVIERAN FACEBOOK

jueves, 15 de diciembre de 2011

TENEMOS VISITA

 Toc, toc,
_ ¡¡Abrídme hermanos, soy yo ......!!
Que he venido de muy lejos y de muy alto. Estoy cansado porque vengo por un largo camino desde mi casa grande y confortable para estar con vosotros. La noche es muy fría aquí afuera. ¡Abrídme!
He venido, pero estoy esperando a vuestras puertas, no me gusta colarme de rondón ni daros órdenes desde fuera.

¿Sabéis quién soy?
¡¡ Sí, soy JESÚS !!
Yo he dado ya el primer paso, ahora os toca a vosotros decidir si me abrís o no vuestras puertas. Mi Padre os hizo libres.
Solo os pido que si no hay sitio para mi en vuestra casa, ¡por favor!, ¡Ponédle otro nombre a la Navidad!. 

Si rechazas ser cristiano, no tiene ningún sentido celebrar la Navidad.
Sí, ya sé que es un bonito reclamo para hacer negocios a costa de los demás.
Pero yo te ofrezco un gran regalo, un extraordinario y magnifico regalo: ¡La Buena Noticia de que sois hijos de Dios.
_"¿Sí? ¿Y eso qué? ¿Qué nos puede aportar? ¿Qué podemos ganar?" me diréis.

Y yo os digo:
_ Vuestra vida cambiará totalmente porque en ella habrá esperanza, os mirareis todos como hermanos y así nunca estaréis solos porque descubriréis la alegría del compartir. Además, sabéis que contáis con una casa grande y confortable al otro lado de la muerte, donde ya no necesitareis seguir buscando la felicidad.

Supongo que ya me habréis abierto las puertas, que ya sentís la Navidad en vuestro corazón.

Si es así , os pido que no guardéis esta alegría para vosotros solos, repartídla.
No olvidéis que hay mucha gente que todavía no lo saben o quizás no lo recuerdan . También pudiera ser que el ruido en el que viven, no les deja oír la llamada, o quizás tienen la casa tan llena de cosas, que no tienen sitio para nadie, ni siquiera para Dios que llega a su puerta en forma de un mendigo.

Otros pensarán que la Navidad es un bonito cuento de hipócritas que el resto del año se olvidan de que son cristianos.
Pero para evitarlo estáis vosotros aquí en esta web dispuestos a anunciar:
¡¡Que ha llegado la Navidad!! Y que un año más, Yo, Jesús, me hago hombre entre vosotros .
¡¡ALELUYA, ALELUYA!!
¡¡Gloria a Dios en las Alturas y en la Tierra Paz a los hombres de buena voluntad!!

Fuente: Mª Carmen Martín Mendoza
_

martes, 13 de diciembre de 2011

EL TESTIGO



Un día apareció un hombre en el horizonte
y reavivó las ascuas de nuestra esperanza dormida.
Un día llegó un hombre que tenía magia en la voz,
calor en sus palabras y embrujo en su mensaje.

Un día vino un hombre con la esperanza en sus gestos,
con la fuerza de su ser y con un corazón grandísimo. 
Yo sólo soy la voz del que clama en el desierto. 

Un día vino un hombre que gritaba cual ninguno
invitándonos a convertirnos y dar un giro a nuestro destino.
Un día vino un hombre que rompió nuestros esquemas
para hacernos soñadores, tiernos y libres.

Un día vino un hombre tan recto y austero
que ningún señor, jefe y maestro lo quiso por mensajero. 
Un día vino un hombre tan sencillo y humilde
que nunca se consideró el centro de sus actuaciones.

Un día vino un hombre que entabló un diálogo sincero
porque no buscaba ni engañarnos ni aprovecharse.
Un día vino un hombre que era todo voz de otro
clamando: Preparad el camino del Señor. 

Un día vino un hombre que tomó la iniciativa
y abrió una brecha y una calzada recta al Mesías.
Un día vino un hombre, enviado por Dios,
para dar testimonio de la luz.

Y al ser preguntado por sus credenciales e identidad
habló humildemente, no se puso títulos ni mintió.
Ulibarri Fl.

GRITA, PROFETA



Has recibido un destino de otra palabra más fuerte:
es tu misión ser profeta, palabra de Dios viviente.
Tú irás llevando la luz en una entrega perenne,
que tu voz es voz de Dios y la voz de Dios no duerme.

VE POR EL MUNDO, GRITA A LA GENTE
QUE EL AMOR DE DIOS NO ACABA,
NI LA VOZ DE DIOS SE PIERDE.

Sigue tu rumbo, profeta, sobre la arena caliente,
sigue sembrando en el mundo
que el fruto se hará presente.
No temas si nuestra fe ante tu voz se detiene
porque huimos del dolor y la voz de Dios nos duele.

VE POR EL MUNDO, GRITA A LA GENTE
QUE EL AMOR DE DIOS NO ACABA,
NI LA VOZ DE DIOS SE PIERDE.


Sigue cantando, profeta, cantos de vida o de muerte,
sigue anunciando a los hombres
que el Reino de Dios ya viene.
No callarán esa voz y a nadie puedes temerle,
que tu voz viene de Dios y la voz de Dios no muere.
                                Emilio Vicente Matéu

lunes, 5 de diciembre de 2011

SI ÉL ES LA PALABRA...


«Cuando venga mi Hijo,
me callaré.
Si él es la Palabra
yo ¿qué?...
Belén está ya cerca,
casi se ve.
Se acaba la tarea
que comencé.
Porque cuando en mis brazos
nacido esté,
el "hágase" que dije
repetiré.
Y ya no diré nada.
Ya ¿para qué?
Si él es la Palabra
me callaré».

José Luis Martín Descalzo

jueves, 1 de diciembre de 2011

COMO JUAN, SEÑOR !!!




¡QUIERO SER COMO JUAN, SEÑOR!
Y que te sirvas de mí, para anunciar tu llegada
Y que me concedas la humildad, para saber que no soy sino tu siervo
Y que me hagas ver los signos de tu llegada



¡QUIERO SER COMO JUAN, SEÑOR!
Y colaborar contigo para que, tu Reino, sea una pronta realidad
Y que venga tu Palabra sobre mí y me empuje a proclamarla
Y que, sin miedo al que dirán, anuncie y denuncie lo que falta en el mundo
Y que, sin miedo a la prueba, anuncie y denuncie lo que sobre en el mundo



¡QUIERO SER COMO JUAN, SEÑOR!
Y que viva este momento, como un momento de gracia
Y que viva mi vida, como una llamada a darme por los demás
Y que viva mi existencia, como un pregón de esperanza
Y que viva mis días, sabiendo que Tú –tarde o temprano- llegarás



¡QUIERO SER COMO JUAN, SEÑOR!
Y ser un heraldo, aunque sea minúsculo, de tu presencia
Y ser un heraldo, aunque sea insignificante, de tu llegada
Y ser un heraldo, aunque me asalten las dudas, de tu grandeza
Y ser un heraldo, aunque me cueste el desierto, de tu nacimiento



¡QUIERO SER COMO JUAN, SEÑOR
Rescatando, de los caminos perdidos, a los que andan sin esperanza
Levantando, de los caminos torcidos, a los que cayeron abatidos
Alegrando, de los caminos melancólicos, a los que dejaron de sonreir
Recuperando, de los caminos confundidos, a los que creyeron tenerlo todo



¡QUIERO SER COMO JUAN, SEÑOR!
Un constructor de sendas para los que te busquen
Un arquitecto de autopistas para los que te deseen
Un elevador de puentes, para los que te quieran encontrar
Un ingeniero de pistas, para los que quieran vivir contigo


P. JAVIER LEOZ

lunes, 28 de noviembre de 2011

CREEMOS



Creemos en Jesús de Nazaret,
que no predicó leyes ni sistemas,
sino el Reino de Dios.
Creemos en Jesús.
A su luz y con su fuerza, podemos vivir, obrar, sufrir y morir en este mundo,
de forma verdaderamente humana,
sostenidos por Dios,
empeñados hasta el fin en la lucha
por el ser humano.
Creemos en Jesús,
esperamos el Reino que anunció
y nos comprometemos a trabajar
sin descanso para llevar a todos
los seres humanos a este Reino.
Hans Küng

DIOS ESTÁ VINIENDO

Dios está viniendo.
Él viene en su Palabra,
en su Espíritu que nos da la fe,
en los sacramentos de la Iglesia,
en las luchas y alegrías de la vida,
en cada uno de nuestros hermanos,
sobre todo en los más pobres y sufridos.
Hay que saber esperar a Dios.
Hay que saber buscar a Dios.
Hay que saber descubrir a Dios.

Y mira que hay muchos que se cansan de esperar,
porque la vida se ha puesto muy dura
y los poderosos siempre aplastan al pueblo.
Y hay muchos que no saben buscar a Dios
día a día, en el trabajo, en casa, en la calle,
en la lucha por los derechos de todos,
en la oración, en la fiesta alegre de los hermanos unidos,
e incluso más allá de la muerte.

El maíz y el arroz están naciendo, hermosos.
Ha llegado el Adviento.
Luego llegará la Navidad.
Dios está llegando siempre.
Abramos los ojos de la fe,
abramos los brazos de la esperanza,
abramos el corazón del amor.

En ese Dios que siempre viene,
os abraza vuestro hermano.

Pedro Casaldáliga


martes, 8 de noviembre de 2011

ARREPENTIMIENTO Y PERDÓN


El 28 de Octubre del presente, en Eslovaquia, se inauguró el monumento del niño por nacer de un joven escultor de ese país. El monumento expresa no sólo el pesar y arrepentimiento de las madres que han abortado, sino también el perdón y el amor del niño por nacer hacia la madre. La ceremonia de Inauguración contó con la presencia del Ministro de Salud de ese país.
La idea de construir un monumento a los niños por nacer fue de un grupo de mujeres jóvenes, madres que están muy conscientes del valor de toda vida humana y el daño que se inflige, no sólo en la irreparable pérdida de los niños por nacer, sino también por el deterioro permanente de la salud mental (ya veces física) de la salud de cada mujer que decide, impulsada por diversas situaciones, abortar a su hijo concebido.

lunes, 7 de noviembre de 2011

DESPIÉRTANOS, SEÑOR

                                       Despierta, Señor, nuestros corazones
que se han dormido en cosas triviales
y ya no tienen fuerza para amar con pasión.
Despierta, Señor, nuestra sed de ti,
porque bebemos aguas de sabor amargo
que no sacian nuestros anhelos diarios.
Despierta, Señor, nuestro anhelo de verte,
pues tantas preocupaciones nos rinden
y preferimos descansar a estar vigilantes.
Despierta, Señor, nuestra fe dormida,
para que dejemos de tener pesadillas
y podamos vivir todos los días como fiesta.
Despierta, Señor, nuestro espíritu,
porque hay caminos que sólo se hacen
con los ojos abiertos para reconocerte.
Despierta, Señor, tu fuego vivo.
Acrisólanos por fuera y por dentro
y enséñanos a vivir despiertos.
Florentino Ulibarri

domingo, 6 de noviembre de 2011

CÁNTICO DE LA SABIDURÍA - Hna. Albina Moreno

Dios de los Padres y Señor de la misericordia
 que con tu palabra hiciste todas las cosas,
y en tu sabiduría formaste al ser humano,
 para que llegase a ser hijo de Dios,
acogiese la Palabra y lograse ponerla en práctica.

 Danos el don de la sabiduría,
que es el don del buen gusto en las cosas.
El saber discernir, disfrutar, agradar.
Concédenos la espontaneidad con Dios
y la familiaridad con los hermanos.

La facilidad de seguir los pasos del Espíritu,
de saber gustar a Dios donde la gente se confunde;
 saber disfrutar, donde todo el mundo tiene prisa de agotar la belleza. 
El don de vivir y apreciar la vida.
 Contigo está la sabiduría,
conocedora de tus obras,
que te asistió cuando hacías el mundo, y que nos habita,
 está en nosotros, nos convierte y cambia el corazón.

 Danos luz para saber lo que te es grato
y poder llegar al corazón de las cosas.

 Danos luz para dejarnos sorprender por los que nos rodean.
Reconocer la obra de tu amor
 donde otros sólo ven circunstancias humanas;
 ver con los ojos de Dios y escuchar, dentro de nosotros,
 el grito que nos hace servidores de la vida.

 Mándala de tus santos cielos,
 y de tu trono de gloria envíala
 para que escuchemos atentos
cuando alguien cuenta y narra sus ilusiones y sus desánimos.

 Mándala para que vayamos creando el espacio
donde nos sintamos hermanos
y encontremos juntos la salida oportuna
 en la búsqueda continua del camino que nos acerca a Ti.
 Porque ella conoce y entiende todas las cosas,
 nos llena de valor, constancia y fortaleza.

Es la fuerza de nuestra debilidad para que podamos definirnos,
entregarnos, mojarnos.... hasta lograr la santidad y la justicia.
 Nos enviará a los pobres y a consolar a todos los que lloran.

Mándala para que construya nuestra comunidad;
para que allí donde vivamos seamos
 instrumentos de paz y fermento de fraternidad.

 Ella fortalecerá nuestras promesas y esperanzas
para que el amor de Dios derramado en nuestros corazones
crezca y la empresa iniciada por ti no se abandone.


¡AVE, MARÍA DEL MONTE CARMELO, LLENA DE GRACIA !!!

viernes, 4 de noviembre de 2011

Lo decisivo es el amor.
Jesús establece una estrecha conexión entre el amor a Dios y al prójimo. Son inseparables.
No es posible amar a Dios y desentenderse del hermano.
Para buscar la voluntad de Dios, lo decisivo no es leer leyes escritas,
sino descubrir las exigencias del amor en la vida de la gente.
No existe un ámbito sagrado en el que nos podamos ver a solas con Dios;
no es posible adorar a Dios en el templo y vivir olvidado de los que sufren;
el amor de Dios que excluye al prójimo se convierte en mentira.
Lo que va contra el amor, va contra Dios.
José Antonio Pagola.
Jesús:aproximación histórica

sábado, 29 de octubre de 2011

DIAMANTES


Cuando el Eterno te talle y sientas dolor, no temas, alégrate de ser un diamante porque Él no talla vidrio, sólo talla piedra preciosa como TÚ. 


martes, 25 de octubre de 2011

MI REFLEXIÓN SOBRE LA PALABRA DE HOY - Martes 25 de Octubre

*Jesús dijo:
«¿A qué se parece el Reino de Dios? ¿Con qué podré compararlo? Se parece a un grano de mostaza que un hombre sembró en su huerta; creció, se convirtió en un arbusto y los pájaros del cielo se cobijaron en sus ramas».
Dijo también: «¿Con qué podré comparar el Reino de Dios? Se parece a un poco de levadura que una mujer mezcló con gran cantidad de harina, hasta que fermentó toda la masa». Lucas 13, 18-21


Señor mío y Dios mío: Tú la Divina Semilla plantada el Purísimo Huerto Cerrado, donde todos nos amparamos, y yo suplicante te pido: concédeme gracias y dones para ser buena levadura entre mis hermanos, justamente levadura que mezclada desaparece de la vista de la mujer que amasa, así quiero ser. Solo Tú, mi Señor, sólo Tú...



MariCris

viernes, 21 de octubre de 2011

INVITACIÓN

La Palabra de Dios invita al conocimiento
y a la amistad con Él, a la intimidad del banquete.
En definitiva, invita a “entrar en el Reino”, es decir,
creer sólo en “Abbá”, comportarse como hijo,
pensar en “nosotros” más           que en “yo”.
La invitación es al Evangelio, a vivir en el Reino,
no en las tinieblas, no en el juicio, no en el temor,
no en el Sinaí, sino en el Monte de las Bienaventuranzas.

José Enrique Galarreta

sábado, 15 de octubre de 2011

HABLANDO DE SANTA MADRE TERESA DE JESÚS

Marguerite Aron escribió de Teresa de Jesús:

No es nada haber fundado treinta monasterios, haber llevado a 
término la reforma de los Carmelitas después de las Carmelitas, 
promovido a  Jesús Antonio, P. Gracián, comunicado y sufrió con 
San Juan de la Cruz, haber escrito el Camino de Perfección, El 
castillo interior, cuatrocientas cartas de la dirección, sacrificó su 
vida, vivió como mendicante, y, a veces en las inversímiles 
andanzas de sus fundaciones, como una “gitana”; lo que es valioso 
es el haber hecho de sí mismas “palabras de Dios se han convertido 
en hechos”, es el haber amado, el haber dejado en claro a sus hijas, 
a sus hijos,  a su familia religiosos y finalmente a través de estos,  a 
todo el universo católico que “el más pequeño movimiento de 
amor puro es más útil a la Iglesia de todos los trabajos juntos”. 

domingo, 9 de octubre de 2011

MI REFLEXIÓN SOBRE LA PALABRA DE HOY - Domingo 9 de Octubre


* Jesús dijo:
"El Reino de los cielos es semejante a un rey que preparó un banquete de bodas para su hijo. Mandó a sus criados que llamaran a los invitados, pero éstos no quisieron ir. Envió de nuevo a otros criados que les dijeran:
"Tengo preparado el banquete; he hecho matar mis terneras y los otros animales gordos; todo está listo. Vengan a la boda".



(...) Cuando el rey entró a saludar a los invitados vio entre ellos a un hombre que no iba vestido con traje de fiesta y le preguntó: "Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin traje de fiesta?" 



Señor mío y Dios mío: perdóname por las veces que enviaste por mí, y yo, dando la espalda a tus llamadas, me fui a atender asuntos vanales. Ahora, mi Rey, me ves: estoy vestida con andrajos por mi pecado... dígnate, en tu Misericordia, concederme el tiempo de adquirir prendas de amor del bueno, caridad, humildad y servicio a quién y cómo Tú dispongas, para que cuando me llames definitivamente a tu Boda mi alma luzca como novia radiante, blanca y renovada por la fe.




domingo, 21 de agosto de 2011




El Comercio de Lima publicaba el 7 de noviembre del 2010 unos cuentos de Paulo Coelho sobre cómo sentir la presencia de Dios, me encantó el final de uno de ellos. La respuesta que le daba Abu Yazid al Bastrami: “Entonces necesitas ser amado por los demás. ¿Por qué? Porque Dios mira el corazón de todos los hombres. Cuando visite el tuyo, ciertamente verá tu amor por él y se alegrará. Sin embargo, si por casualidad encuentra en el corazón de otras personas tu nombre escrito con cariño, ten por seguro que pondrá mucha más atención en ti.”

Dios nos ama a todos personalmente, pero Dios siente especial cariño cuando nos encuentra en el corazón de los demás. ¡Pensar que Dios se siente feliz conmigo cuando me encuentra en tu propio corazón y que Dios se alegra cuando a ti te encuentra querido y amado en mi corazón!

Me hace ilusión que Dios me ame personalmente, pero me da gusto saber que Dios puede amarme en tu corazón. Más ilusión me hace saber que mi corazón puede ser el lugar y el espacio donde Dios ame a los demás. Por eso es tan importante el amor de los unos para con los otros. Ese amor se convierte en lugar donde Dios nos ama a todos.

Dios ama con especial cariño a tu esposa cuando la encuentra amada y querida en tu corazón de esposo, y ama a tu esposo cuando lo encuentra amado con ternura en tu corazón de esposa. Así los dos fusionados en un mismo amor humano y divino. ¿Será por eso que el matrimonio ha sido siempre en la historia de la revelación uno de los lugares preferidos de Dios para expresar su amor a los hombres?
Dios os ama en el corazón de los hijos y ama a los hijos en el corazón de los padres. Ama al sacerdote en el corazón de los fieles y a los fieles en el corazón del sacerdote. Toda una sinfonía de amor.


P.CLEMENTE SOBRADO

domingo, 14 de agosto de 2011

MUJER CANANEA




Era mujer, extranjera,
y madre sufriente
viendo cómo estaba lo que más quería,
la hija nacida de sus entrañas.

El evangelista nos narra,
sin eufemismos ni edulcorantes,
su encuentro contigo
cuando saliste de las fronteras patrias.

Su lectura siempre me intriga y sorprende,
y me deja con la sensación de no entender nada.
Mas no quiero que me lo expliquen,
ni que me lo maticen,
ni que me lo contextualicen
poniéndote aureola de luces, Señor.
La escena perdería su encanto,
y no rompería nuestros esquemas
respecto a lo divino y a lo humano,

Así, tal como nos la han transmitido,
suena a escándalo,
pero quizá sólo así sea manantial de gracia
y un gran regalo.

Porque, ¿qué es, sino gracia,
lo que esa madre cananea
nos enseña con su actitud y fe?
¿Qué es, sino gracia,
ver cómo podemos influirte?
¿Qué es, sino gracia,
descubrir la fuerza de nuestra oración?
¿Qué es, sino gracia
constatar cómo tú cambias
ante nuestra testaruda insistencia?
¿Qué es, sino gracia,
percibir que nunca están las puertas
de tu corazón cerradas?
¿Qué es, sino gracia,
terminar siendo tratados como hijos
aunque seamos extranjeros?
¿Qué es, sino gracia,
Saber que hasta los “perrillos”
tienen alimento y derecho en casa?

¡Que no me cambien ni expliquen este evangelio!
Quiero sentir el escándalo
de tu propio proceso divino y humano.


Florentino Ulibarri


sábado, 23 de julio de 2011