domingo, 19 de diciembre de 2010

MARÍA DE NAZARETH, EJEMPLO Y MODELO

Una mujer alcanzada plenamente por el Espíritu, por regalo de Dios y colaboración suya, fue María de Nazaret. El Espíritu habrá alcanzado nuestra piel si toda nuestra persona respira y vive el aire de Jesús, es decir, si –como le pasó a María de Nazaret- nos hemos dejado configurar por el Espíritu de Dios hasta que Cristo se forme en nosotros y nos vaya convirtiendo en criaturas nuevas. 


Entonces viviremos los valores evangélicos de un modo casi natural,

sin voluntarismos ni perfeccionismos sino como fruto de haber descubierto la verdad de nuestro ser, de habernos dejado alcanzar por la fuerza del aliento de Dios que nos prometió en Jesús y que la comunidad primera acogió con asombro de tal modo que aprendió a respirar el “aire de Jesús” hasta que su Espíritu se reveló en cada uno de sus miembros a “flor de piel”. 


Emma Martínez Ocaña
Cuerpo espiritual

lunes, 29 de noviembre de 2010

"SALID AL ENCUENTRO DEL SEÑOR QUE VIENE"


           Así que el Adviento es un tiempo de despertar si nos habíamos dormido, de avivar la fe.
Es muy importante sin embargo recordar que éste no es un tiempo de amenazas.
Decimos: “¡Viene el Señor!”

Y algunos parece que lo dicen con espanto, como si viniera el desastre, como si hubiera que esconderse. Es al revés.
¡Viene el Señor, qué alegría! Dios está con nosotros, Dios es el Libertador.

¿Ha tenido usted alguna vez la experiencia de ver amanecer?
Es de noche y está oscuro, pero se adivina ya cierto resplandor más claro...
Viene la luz, viene el sol, y nos sentimos bien, nos sentimos llenos de esperanza.

Éste es el mensaje de Adviento:
“Alégrate, porque llega tu Luz”.

José Enrique Galarreta

sábado, 27 de noviembre de 2010

HAY UNA VOZ QUE GRITA...

Hay una voz que grita en el desierto:
-¡Preparen los caminos al Amor!
porque se acerca el día en que el Señor
visitará la morada de los muertos.


En el páramo resuena la trompeta
que anuncia la venida del que llega
a instaurar en la tierra primaveras
que cumplen la promesa del profeta.


Los montes se inclinan a su paso
y la estepa florece en su presencia
pues el frío doloroso de la ausencia
cede el lugar al fuego sin ocaso.


Llega el Señor que bautiza con su vida
y renueva con su paz los corazones
llega el tiempo en que se cantan las canciones
y el Espíritu se dona sin medida.


Porque alumbra un nuevo sol entre los montes
y una mañana se levanta iluminando
el Universo en su Amor se está quemando
y se enciende de su luz el horizonte.


-Ven pronto Señor, ven te lo ruego!
y enciende el corazón en tus amores
porque reclaman tu paso hasta las flores
que en su color se revisten de tu fuego.


Desconozco el autor

domingo, 21 de noviembre de 2010

SIN PALABRAS, TE INVITO A VERLO...VALE TU TIEMPO

EL MEJOR SERMÓN DEL DÍA



Una mañana de domingo un joven pastorcito estaba mirando a sus ovejas.
Al oír las campanas de la iglesia y ver a la gente caminando por el camino cercano a donde arriaba a sus ovejas, comenzó a pensar que a él también le gustaría comunicarse con Dios.


¿Pero qué puedo decir? pensó.Nunca aprendí ninguna oración. Entonces de rodillas, comenzó a recitar el abecedario: A,B,C, y así hasta llegar a la Z, repitiendo su oración bastantes veces.


Un hombre que pasaba por ahí escuchó la voz de un niño, y al mirar por entre los arbustos vio al jovencito arrodillado, con las manos unidas y los ojos cerrados, diciendo:-J,K,L,M...


-Qué haces, pequeño amigo? -le preguntó al muchacho interrumpiéndole.


-Estaba orando, señor -respondió el niño.-



¿Pero por qué estás recitando el alfabeto? -le dijo el hombre sorprendido

- No sé ninguna oración, señor. Pero quiero que Dios cuide de mí y me ayude a cuidar de mis ovejas. Así que creí que si decía todo lo que sabía, él podría juntar las letras para formar las palabras que quiero y debería decir.

-Dios bendiga tu corazón. Tienes razón. ¡Dios lo hará! -le deseó el hombre sonriendo feliz.


Y se fue 
a la iglesia, sabiendo que ya había escuchado el mejor sermón que pudiese escuchar ese día.


Cada niño trae al mundo el mensaje de que Dios no está aún decepcionado del hombre.
Salmo 8:4,5 ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre, para que lo visites?Le has hecho poco menor que los ángeles, y lo coronaste de gloria y honra.


viernes, 12 de noviembre de 2010

LAS PARABOLAS DE JESÚS

Las parábolas constituyen la mejor muestra de la manera de ser de Jesús:
cercano a la gente humilde, atento a sus oyentes, solidario con los pequeños, admirador de la naturaleza, buen conocedor y observador de la vida cotidiana, poseedor de un corazón sensible, de una rica imaginación, de fino humor.

Las parábolas son “acontecimientos de palabra”, hacen que lo narrado acontezca: Dios se hace presente, llama e interpela, consuela y conforta.
El reino de Dios llega al corazón.
Debiéramos contar el evangelio de Jesús de tal modo que se realizara.
Así es como Jesús contaba las parábolas.


José Arregi

viernes, 29 de octubre de 2010

DIVINO NIÑO JESÚS DE PRAGA, ALEGRÍA DEL CARMELO DESCALZO

LAS PARÁBOLAS DE JESÚS

Las parábolas constituyen la mejor muestra de la manera de ser de Jesús: cercano a la gente humilde, atento a sus oyentes, solidario con los pequeños, admirador de la naturaleza, buen conocedor y observador de la vida cotidiana, poseedor de un corazón sensible, de una rica imaginación, de fino humor.

Las parábolas son “acontecimientos de palabra”, hacen que lo narrado acontezca: Dios se hace presente, llama e interpela, consuela y conforta. El reino de Dios llega al corazón.

Debiéramos contar el evangelio de Jesús de tal modo que se realizara.

Así es como Jesús contaba las parábolas.

José Arregi



sábado, 9 de octubre de 2010

¿¿¿POR QUE EL SABADO ES EL DIA DE LA VIRGEN???

¿Por qué el sábado es el día de la Virgen?

¿Por qué la Iglesia consagró el sábado al culto de Nuestra Señora? Desde el principio de los tiempos, la Santa Madre del Creador ha sido amada y venerada al modo que Cristo deseó para Ella. A lo largo de su historia, la Esposa del Señor buscó formas de honrarla y servirla adecuadamente. Conozca, pues, el origen de esta costumbre instituida por el Papa Beato Urbano Segundo...

El Papa Beato Urbano Segundo, habiendo huido a Francia por causa del emperador Enrique Tercero, que le perseguía, celebró Concilio en Claramonte, y ordenando diversas cosas para la gobernación del clero, mandó que se rezase cada día el Oficio de Nuestra Señora, y los sábados, si no hubiese Doble o Semidoble, fuese rezado el de Ella. Fue el primer Pontífice que concedió Cruzada contra infieles. Lo dice San Antonio de Florencia en su Segunda Parte Historial.

¿Por qué se dio el día del sábado a la Virgen? Hay algunas razones y congruencias. Una es porque el día que padeció algún santo suele celebrarse su fiesta, y la Virgen, si padeció martirio, fue el Viernes y el Sábado Santo. El Viernes fue dedicado al martirio del Hijo, y vino bien que el Sábado siguiente se dedicase al martirio de la Madre.

Es otra razón que, así como en el día del sábado cesó Dios las obras de la Creación y descansó, en ninguna alma descansó así el Espíritu Santo, como en la de Cristo y en la de su Soberana Madre. En las otras almas hubo alguna repugnancia, a lo menos de Pecado Original, y algún venial, mas en la de Cristo y en la de la Virgen no hubo tal repugnancia, pues ni hubo pecado venial ni Original.

Es la tercera razón que Dios bendijo el día del Sábado; así la bienaventurada Virgen María fue bendita por las tres Personas: el Padre la bendijo escogiéndola por Hija, el Hijo la bendijo escogiéndola por madre y el Espíritu Santo la bendijo escogiéndola por esposa. El ángel la bendijo cuando la saludó, y todo el mundo la bendice, porque la reverencia y loa.

La quinta razón es porque el Sábado es medio entre el día del gozo, que es el Domingo, y el día penoso, que es el Viernes; así la Virgen es medianera entre Dios y los hombres. 

Autor: Revista Cristiandad

viernes, 8 de octubre de 2010

POR ENCIMA DE LO NUESTRO


Tú eres el Dios sobre el que todos opinamos,
el Dios que todos buscamos,
el Dios que todos abandonamos,
el Dios con el que todos luchamos.
Pero, a la vez, Tú eres el Dios que nos recreas,
que nos encuentras aunque no te busquemos,
que permaneces fiel cuando te dejamos,
que nos vences y convences.

Tú eres el Dios del que todos hablamos,
el Dios al que todos usamos,
el Dios que todos desfiguramos,
el Dios al que todos intentamos comprar.
Pero, a la vez, Tú eres el Dios que nos habla con amor,
que nos respeta y cuida con pasión,
que nos da identidad y rostro,
que se muestra insobornable en su gratuidad.
Tú eres el Dios que cree en nosotros,
el Dios que espera en nosotros,
el Dios que ama en nosotros,
por encima de nuestros gestos, hechos y palabras.

F.Ulibarri

lunes, 20 de septiembre de 2010

ABRE TU REGALO


 Nada en la vida ocurre por  casualidad ...

    Si un día al despertar, encontraras al lado de tu cama, un lindo paquete envuelto con sumo esmero, probablemente lo abrirìas, aún antes de lavarte el rostro, curios@  de ver lo que hay dentro ...
    Tal vez hubiese allì algo que no te guste mucho, entonces lo guardarías pensando què hacer con aquel regalo, aparentemente "inùtil" ...

    Pero, si al dìa siguiente recibes otra caja, una vez màs la abrirìas corriendo y si esta vez encontraras algo que te guste mucho: ... un recuerdo de alguien distante ... un lindo traje que viste en una tienda ... un exquisito perfume ... un abrigo maravilloso para los dìas de frìo ... o simplemente un ramo de flores de alguien que se acordò de ti ...

    Y eso que ocurre todos los dìas, nosotros no lo percibimos ...

    Todos los días cuando despertamos ahí está, frente a nosotros, una caja de regalo enviada por Dios: un día enterito para usarlo de la mejor forma posible !
    A veces viene lleno de problemas, cosas que no conseguimos resolver: tristezas, decepciones, lágrimas ...
    Pero otras veces, viene lleno de sorpresas, alegrías, victorias y conquistas ... lo más importante es que, todos los días, DIOS envuelve, con todo carino para nosotros, mientras dormimos, nuestro regalo: EL DÍA SIGUIENTE !
    Él acerca nuestros días con cintas coloridas, no importa lo que esté por venir.
    Ese dìa cuando despertamos, recibimos el regalo de Dios para nosotros.

    No siempre ÉL nos regala lo que esperamos o queremos ... Pero ÉL siempre, siempre nos manda lo mejor, lo que precisamos ... que es màs de lo que merecemos.

    Abre tu REGALO todos los días agradeciendo primero a quien te lo envió, sin importar lo que viene dentro de la caja. Sin dudas, ÉL no se engaña en la remesa de los paquetes.
    Si no vino hoy lo que esperabas ... espera ... Ábrelo mañana con màs cariño, pues en cualquier momento, los sueños y planes de Dios llegarán para ti, envueltos en el regalo ...

    " DIOS NO ATIENDE A NUESTRAS VOLUNTADES ... SÍ NUESTRAS NECESIDADES " ...
   
Que tengas un dìa con bendiciones, y sientas la "PRESENCIA DE DIOS", y que su regalo te traiga mucha paz, experiencia con Dios y esclarecimiento sobre lo mucho que todavìa tenemos que aprender con ÉL y por ÉL ...

MARÍA, NUESTRA MAMÁ Y EL MONTE CARMELO



El Carmelo es el monte de la contemplacion, desde el momento en que María colocó alli su trono, a quedado convertido en manantial perenne de aguas vivas que riegan los campos de nuestras almas, por si mismos tan resecos, tan aridos.


"Nunca te alejes de este huerto tuyo Virgen del Carmen, nuestra jardinera, cuidanos Madre que queremos darte flores mas bellas"

Gentileza de Franco Olguin Ibañez

lunes, 13 de septiembre de 2010

POR ENCIMA DE LO NUESTRO

Tú eres el Dios sobre el que todos opinamos,
el Dios que todos buscamos,
el Dios que todos abandonamos,
el Dios con el que todos luchamos.
Pero, a la vez, Tú eres el Dios que nos recreas,
que nos encuentras aunque no te busquemos,
que permaneces fiel cuando te dejamos,
que nos vences y convences.
Tú eres el Dios del que todos hablamos,
el Dios al que todos usamos,
el Dios que todos desfiguramos,
el Dios al que todos intentamos comprar.
Pero, a la vez, Tú eres el Dios que nos habla con amor,
que nos respeta y cuida con pasión,
que nos da identidad y rostro,
que se muestra insobornable en su gratuidad.
Tú eres el Dios que cree en nosotros,
el Dios que espera en nosotros,
el Dios que ama en nosotros,
por encima de nuestros gestos, hechos y palabras.
                                                                                                    F.Ulibarri 

jueves, 2 de septiembre de 2010

LOS TALENTOS QUE DIOS NOS DA


Cuenta Jesús en la parábola de los talentos (Mt 25,14-30) de un señor que se va de viaje, pero antes reparte sus bienes a sus siervos para que éstos los trabajen. A uno le da cinco, a otro dos y a otro uno. 
Este hombre no es más que la imagen de Nuestro Señor, el cual reparte sus dones a sus siervos. Los talentos que Dios nos entrega, unas veces son nuestras condiciones personales, las cualidades que Él nos ha concedido; otras veces son las circunstancias en que Él nos ha colocado, la posición, el oficio; otras veces son las gracias interiores que el Señor comunica a nuestras almas y los medios de santificación de los cuales nos rodea. Todos los dones de Dios están significados por estos talentos.
El Señor reparte sus dones desigualmente, de modo que a unos les da abundancia de cualidades personales, una gran posición en el mundo, una serie de medios exteriores que les ayuden a santificarse muchas gracias interiores. A otros, en cambio, da menos talentos; pero no es que el Señor, cuando da más o menos talentos, ame más o ame menos, porque dice la parábola que aquel hombre que se marchaba y repartió sus bienes entre sus siervos, lo hizo teniendo en cuenta la habilidad de cada uno; es decir, vio aquello para qué eran los siervos que tenía, y según sus cualidades y las condiciones que encontró en ellos, así les fue entregando más o menos dinero, para que lo guardaran y lo negociaran.
Dios Nuestro Señor, en su infinita sabiduría, sabe lo que más conviene a cada uno, y según eso que Él ve, así va repartiendo sus dones , siempre con infinito amor y siempre deseando que todos, con los dones recibidos, sean más, sean menos, lleguen al mismo fin, es decir, consigan las mismas virtudes, el mismo provecho espiritual, y ganen igualmente el Reino de los Cielos.

P. Alfonso Torres, S:I
Ejercicios espirituales - Vol. 1 - La santificación del seglar

jueves, 26 de agosto de 2010

26 de Agosto - TRANSVERBERACIÓN DEL CORAZÓN DE TERESA DE JESÚS




Yo toda me entregué y di,

y de tal suerte he trocado,
que mi Amado es para mi,
y yo soy para mi Amado.


Cuando el dulce Cazador
me tiró y dejó rendida
en los brazos del amor,
mi alma quedó caída.
Y cobrando nueva vida,
de tal manera he trocado,
que es mi Amado para mí,
y yo soy para mi Amado.

 Tiróme con una flecha
enherbolada de amor,
y mi alma quedó hecha
una con su criador.
Yo ya no quiero otro amor,
pues a mi Dios me he entregado,
y mi Amado es para mí,
y yo soy para mi Amado. Amen

martes, 24 de agosto de 2010

CREO


Creemos que nuestra tierra, nuestra ciudad,
 nuestro barrio y nuestra comunidad han sido
y son la morada de Dios entre nosotros.
Creemos que Él enjuga las lágrimas
de los empobrecidos y marginados del mundo.
Creemos que Dios es el principio y el fin
de nuestras vidas.
Creemos que Él nos da a beber el agua viva
que nos convierte en hijos e hijas suyos.
Creemos que habrá para los débiles y
oprimidos un cielo y una tierra nueva,
sin dolor ni llanto, con paz, justicia y felicidad.
Creemos que es posible, 


si nos comprometemos a hacerlo realidad.
                                                                  Ulibarri Fl.


jueves, 12 de agosto de 2010

LOS CÁNTAROS DE LA VIRGEN MARÍA


Cuenta una leyenda que un peregrino se acercó a casa de la Virgen María, y que le preguntó cómo podía tener la casa tan limpia y tan ordenada.
María le contestó: cuando uno está en paz con Dios, la consecuencia más inmediata es que su vida está perfectamente organizada.
El peregrino observó que, en la cocina, había unos gigantescos cántaros.
¿Qué hay en su interior? Preguntó el caminante.
Y, María, le contestó: es lo que Dios me da para enriquecer mi propia vida y, también, la de aquellos que se acercan hasta El para pedirle diversas gracias.
El peregrino, uno a uno con el permiso de la Virgen, fue levantando la tapa de los recipientes mientras, María, le iba explicando:

LA FE.
Para que no os sintáis solos. Yo también, en Nazaret, tuve vértigo, temor.
Pero la FE que Dios me concedió fue más grande que las incertidumbres que salieron a mi mente.
Si te das cuenta, y miras en las paredes de este cántaro, hay miles de huellas agradecidas porque, la fe, fue su fuerza y seguridad en el caminar.
En lo invisible de éste cántaro está lo que mueve montañas y almas: la fe.

LA ESPERANZA.
Yo creí y veo que, el mundo, cree y no cree, espera y no espera, confía pero no se fía totalmente en su futuro.
La esperanza es algo que necesitáis los hombres para no quedaros tristes ni conformes con la situación que os rodea.
Quien se asoma a este cántaro, Dios, le ofrece un horizonte lleno de posibilidades.

LA CARIDAD.
Siempre es mejor dar que recibir.
Yo, por Dios, lo ofrecí todo.
Hasta José lo dejé en un segundo plano para que Dios, me cogiera toda para El.
Si observas el fondo de este cántaro, el hacer el bien, es pasaporte para la vida eterna.

LA ALEGRIA.
Las caras tristes son una tónica dominante en la tierra.
¿Por qué si tenéis tanto sufrís por lo que no tenéis?
Dios, con este cántaro, os ayudará a ser felices con lo más insignificante.
Uno, cuando recoge del contenido de este cántaro, va por el mundo con un rostro risueño.

LA CRUZ.
Estos trozos de madera son las pruebas que llaman en forma de enfermedad a la puerta de la salud de muchos de mis hijos.
Pero os digo que, Dios, no da si no aquello que sabe que podemos soportar.
¡Aún recuerdo el gran madero de mi hijo Jesús!
Este cántaro está lleno de muchos trozos aportados por los sufrimientos y decepciones de los hombres.

EL AMOR.
Ya ves. Este cántaro es el más lleno. No hay forma de contener su esencia.
“Dios es amor” dice aquel que me acogió al pie de la cruz. Y es verdad.
Si te asomas a esta vasija, podrás comprobar que, el amor, es más grande cuanto más nos acercamos a Dios.
Te lo digo por experiencia.
Hay muchos hombres que se empeñan en vaciar esta vasija, pero cuanto más lo intentan, más y más se llena.
Es el milagro de Dios: el amor que nace y nunca se cansa de nacer.

LA ORACIÓN.
Es el gran regalo que Dios puso desde el principio en mi historia y en mi vida.
Sin ella, aún siendo Madre de Jesús, no hubiera comprendido ni me hubiera lanzado en todo lo que Dios había pensado realizar conmigo.
Esta vasija contiene el vigor y la intimidad con Dios.
Asomarse a este cántaro de la oración, posibilita la confianza, la paz, la seguridad y la respuesta certera por parte del Señor.
Os garantizo, con la oración, seréis fuertes y llegaréis hasta el final.

En no encontrar las palabras para hablar de Ti, está toda mi oración, toda mi alabanza y toda mi veneración.

Tan elevada estás, María, sobre toda criatura creada en la tierra y en los cielos, que no hay frases tan sublimes que puedan proclamar las grandezas de tu nombre.

Eres Bendita entre todas las mujeres, Santísima entre todas las santas y Virgen entre todas las vírgenes.

Eres la Madre entre todas las madres, y así como tienes la gloria de ser la Madre de Dios, tienes la sencillez de ser la Madre de todos los hombres.

Tienes todos los encargos; los que llegan de Dios a los hombres, y los que llevas del hombre hacia Dios.

Eres la abogada de todos y el mejor camino para llegar a Cristo, y de Cristo a Dios.

Eres la amiga leal, la fiel compañera, la gran Señora que me abre las puertas del cielo. 

Eres preciosa y bella como no hay hermosura igual. Tienes las estrellas en los ojos y resbala por tu frente la luz de la luna.

Todas las primaveras florecen en tu pelo y de tus manos brotan cascadas de gracias.

Tienes el corazón encendido; tus palabras me abrasan y tus ternuras me sacian. 


¡Eres buena!

Javier Leoz.

viernes, 6 de agosto de 2010

REZAR COMO LOS NIÑOS

Cuando era muy, muy pequeña mi mamá rezaba una oración conmigo hasta que me la aprendí. Durante años la repetí en mi cama antes de dormir. Decía así:



“Jesusito de mi vida, eres niño como yo, por eso te quiero tanto y te doy mi corazón. Tómalo, tómalo, tuyo es y mío no.”


Los de mi generación seguro que la recuerdan... También la hemos enseñado a nuestros hijos... antes de pasar al “Padrenuestro”.

La oracioncita formaba parte del ritual del sueño. Era algo que ponía el punto final al día. Seguida del beso de mamá, era como un guiño diario a una presencia que imperceptiblemente iba calando en nuestra alma. Llegó a ser algo automatizado, los labios la pronunciaban aún cuando el cerebro estaba ya apunto de desenchufarse para entrar en el descanso nocturno. Y fueron pasando los años.
Desde luego, más tarde, aprendí más oraciones, incluso aprendí a prescindir de ellas para rezar...


Pero el otro día me vino a la cabeza, así de pronto, y después de sonreírme un ratito, decidí recuperarla pero actualizando en mi vida su sentido. El ejercicio me resultó bastante provechoso e iluminador. Llegué a pensar además, que en el fondo era una oración con un contenido potencialmente cristológico muy potente. Como si fuera digna para una tesis de un sabio teólogo. Así que me dispongo a comprar con vosotros alternativas oracionales por si me acompañáis.


Jesusito de mi vida. Claro, no podía ser de otra manera. Desde que Jesús llamaba a Dios Abba (Papá, Papaíto, Aita) ¿cómo no le vamos a decir Jesusito?

Eres niño como yo. Lo siento pero, aunque en formato lingüístico infantil, no sé vosotros..., esta expresión para mí es una fórmula bastante acertada de lo que significa la encarnación de Dios.


Eres niño como yo. Sabes entender perfectamente mis limitaciones, mis dudas, mis sueños, mis proyectos... Sabes que a veces tengo miedo, que necesito ayuda, que me gusta que me quieran, que estén conmigo mis amigos, que me asusta el dolor, que no quiero morir...


Eres niño como yo, porque sabes que soy débil, que me equivoco, que quiero divertirme, que me chifla reír, que tengo mucho que aprender y que trabajar, que las cosas que valen la pena hay que pelearlas, que me encanta el mar, y la montañas... que desearía volar...


Eres niño como yo, porque a ti también te gusta descubrir cosas nuevas, lugares distintos, gentes diferentes, una buena cena con quien más quieres..., un baile lento o una samba bien animada..., ir de boda, ver atardeceres rojos fuego, contar las mil y una estrellas... quedarse charlando, bien juntitos, hasta el amanecer...


Eres niño como yo, porque a menudo tienes muchas preguntas para hacer, deseas conocer personas e historias fabulosas, te gustaría que los hermanos mayores se alegraran como tú cuando el Padre hace una fiesta…¡¡con ternero cebado y todo!!


Eres niño como yo... porque has llorado al caerte y tus manos han sangrado, porque has buscado la mirada de mamá para poder levantarte y continuar adelante... para seguir respirando un poco más...


Por eso te quiero tanto. ¡Tanto! Porque tú me has amado primero. Porque sin ti, de verdad que mi vida está como apagada. Porque no dejas que pierda un solo pelo de la cabeza sin que tú lo sepas. Porque saber que estás conmigo me empuja a salir una y otra vez a la intemperie, sobre todo de mí misma, porque me ayudas a cargar conmigo, porque haces que quiera ser mejor persona…


Y te doy mi corazón. Porqué sólo tú mantienes el ritmo de su latido. Porque también el tuyo se acelera cuando lo hace el mío.


Tuyo es, tuyo es y mío no.


A mis años, creo que aún puedo rezar cada noche con esta oración.


Buenas noches.

Tomado "prestado" de Ale Rodríguez

jueves, 5 de agosto de 2010

miércoles, 28 de julio de 2010

Oración de la A a la Z

Cuentan que un humilde zapatero tenía la costumbre de hacer siempre sus oraciones en la mañana, al mediodía y en la tarde. Se servía de un libro de plegarias porque no se sentía capaz de dirigirse al Creador con sus pobres palabras.
Un día, se sintió muy mal porque, estando de viaje, olvidó su libro. Nuestro buen zapatero le dijo entonces a Dios: "Perdóname, Dios mío, porque necesito orar y no sé cómo. Ahora bien, ya que Tú eres un Padre de amor voy a recitar varias veces el alfabeto desde la A hasta la Z, y Tú que eres sabio y bueno podrás juntar las letras y sabrás qué es lo que yo te quiero decir".
Cuenta la historia que ese día Dios reunió a sus ángeles en el cielo y les dijo conmovido que esa era la más sincera y la más bella de las oraciones que le habían hecho en mucho tiempo. Una oración con las cualidades de la plegaria que hace milagros, cierra heridas, ilumina, fortalece y acerca los corazones, es decir, una plegaria humilde, confiada, sincera y amorosa.