martes, 5 de febrero de 2013

Dios siempre me mira

Dios siempre me mira, como me ama sin interrupción, como está viviendo continuamente dentro de mi alma, aun cuando yo esté distraído. ¡Oh Dios mío, que nunca me aleje yo de Ti! Pero sólo desarrollará Dios en mí toda la eficacia amorosísima de su mirada y de su presencia si yo le busco a Él y se la pido con deseo y ansia de amor, si pongo mi vida y mi corazón en encontrar y grabar en mi alma esos amorosos ojos de mi Dios. Quiero no apartar la mirada de mi alma de sus ojos de infinita hermosura.


Dios mío, yo no sé ni puedo grabarte en mí, en lo íntimo mío, como deseo; grabad Vos vuestra bendita y atrayente mirada en mi alma e iluminadme. Tu mirada siempre me ilumine y haga florecer en mí la flor de la santidad, el fruto codiciado de la vida eterna, que es participación de vuestra misma vida y esperanza de la posesión de la dicha perfecta.

Con Dios a solas
P. Valentín de San José, ocd



2 comentarios:

  1. Me ha encantado su pot. Le felicito.
    Dios le bendiga.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por la bendición, siempre es muy bien recibida y la retribuyo con afecto. Permíteme sugerirte que, si está a tu alcance porque es difícil conseguirlo, trata de hacerte del libro, es una joya de increíble valor.

    ResponderEliminar